banner
blog

Cómo dormir fresquito sin aire acondicionado

Cuando el calor aprieta y no hay aire acondicionado cerca, toca ser creativos. Porque sí, se puede dormir fresquito con unos remedios naturales, sencillos y prácticos. Toma nota. Gazpacho para cenar Lo mejor para cenar en verano es algo ligerito, como un gazpacho que tiene un 90% de agua y nos ayuda a calmar la sed. La ducha, templada A todos nos gusta una ducha fría antes de irnos a dormir una noche de verano, pero no. El choque térmico con agua fría produce una sensación de frescor instantánea, pero reactiva el organismo y el gasto energético, provocando un aumento de la temperatura, según el Instituto Biológico de la Salud (Madrid). Lo mejor es una ducha de agua templada. Mantener los pies siempre frescos es otro buen truco para mantenerse fresc@ porque el calor entra por las extremidades. Lávalos antes de irte a dormir y mantenlos fuera de la cama. Las sábanas, de algodón Si puedes, invierte en un juego de sábanas de algodón o lino (aunque el lino se arruga más). El pijama, grande Lo mejor es comprarse un pijama dos tallas más grande, que sea ancho y cómodo, de tejido natural. Cuando te hayas vestido para la noche aplícate compresas mojadas de agua tibia en las zonas más sensibles al calor: cuello, codos, tobillos y detrás de las rodillas. El contacto con el agua fría desencadenará un estímulo térmico, la vasoconstricción, que provoca calor en la piel. Pero el calor provoca frío por la diferencia con la temperatura ambiente. En la cama, una bolsa con hielo También puedes tirar de bolsa para refrescarte. ¿Cómo? Llena una bolsa de goma de las de agua caliente con agua fría o con hielo triturado. La puedes pasar por la superficie de la cama antes de acostarte o también dejártela pegada al cuerpo mientras coges el sueño. La ventilación, con sentido Coloca un ventilador dirigido hacia tu ventana para impedir que entre el calor en tu dormitorio. Y, si tienes otro, colócalo dirigido hacia el interior con un bol lleno de hielo delante de las aspas para que el aire que te llegue sea más fresco. Cuando se deshagan los cubito ya habrá pasado bastante tiempo y seguro que ya has caído en brazos de Morfeo. Si tu ventilador tiene temporizador y se para una o dos horas más tarde, la jugada energética será perfecta. Por supuesto, debes ventilar tu casa cuando el calor baja su intensidad, horas antes de ir a dormir. Es clave para que el calor no se te acumule en la habitación. Un truco de la abuela: cuelga una sábana mojada de tu ventana. Te ayudará a espantar el calor. Sin nada eléctrico Apaga todas las luces y aparatos eléctricos de tu dormitorio. Completamente, no vale el stand-by porque sigue emanando calor.

Ver fuente
.

Información sobre cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información aquí -